Todos hemos escuchado sobre Einstein, Tesla, Newton, Galileo y muchos otros grandes científicos e inventores pero, ¿qué hay de las mujeres? Hay muchísimas mujeres cuya contribución a la ciencia acaba de ser descubierta y muchas otras cuyos logros aún no están reconocidos. En este artículo, vamos a hablar sobre cinco mujeres en la ciencia que dedicaron su vida a la ciencia y obtuvieron un gran éxito dentro de su rama científica.

A través de la historia…

A través de la historia, hemos podido comprobar cómo las mujeres han sido menos valoradas que los hombres. No importaba cuán talentosas fueran, para ellas era muy difícil y duro ser reconocidas y valoradas en cualquiera de las ramas de la ciencia. Sin embargo, algunas mentes brillantes como la de Marie Curie no podían ser pasadas por alto o permanecer en el anonimato. Lamentablemente, hay una gran mayoría que no fue reconocida, como por ejemplo: Mileva Maric, esposa de Albert Einstein, quien nunca fue galardonada o valorada por su trabajo y contribución en la creación de la Teoría de la Relatividad. Ella renunció a todos sus derechos en nombre de su marido. Tal vez, de igual u otra manera, muchas mujeres nunca fueron reconocidas por sus descubrimientos.

Mujeres en la ciencia

Echemos un vistazo a algunas de las mujeres más importantes en la ciencia a través de la historia.

Hipatia, de Alejandría

Hipatia, de Alejandría, nació alrededor del año 350 d.C., fue una gran filósofa griega y la primera mujer conocida que estudió y enseñó matemáticas, astronomía y filosofía. Su padre, el matemático y filósofo Teón, fue quien la animó a estudiar desde temprana edad. Hipatia se consolidó como filósofa en la Academia de Atenas, una escuela filosófica fundada por Platón, donde Hipatia enseñó astronomía y filosofía. A pesar de que ninguno de sus escritos se conservan y se conoce muy poco sobre su vida personal, historiadores creen que escribió muchos libros matemáticos. La gran enciclopedia Suda, escrita en el siglo X y que trata sobre el mundo mediterráneo antiguo, la describe como una mujer extremadamente hermosa y justa en su ágil y lógico discurso, en sus prudentes acciones y generosa.

women in science

Sabías…?

Así, ¿cómo entró y progresó Hipatia en una academia dominada por hombres? La respuesta es que nunca se casó y presumía de ser virgen hasta el fin de sus días. Si tenemos en cuenta que los griegos antiguos alababan el celibato como una virtud, tanto hombres como mujeres la aceptaron y respetaron. Desafortunadamente, una de las cosas que hace famosa a Hipatia es su muerte. A pesar de haber dos versiones diferentes, lo que parece indiscutible es que fue asesinada por los cristianos, quienes se sintieron amenazados por su estudio, conocimiento científico e influencia. Todavía hoy su vida llama la atención y en el año 2009 la película Ágora contó su historia en la gran pantalla.

Ada Lovelace

¿Sabías que el primer programador del mundo fue una mujer que vivió en el siglo XIX? Fue Augusta Ada King, Condesa de Lovelace, conocida habitualmente como Ada Lovelace. Su padre fue el conocido poeta lord Byron y su madre, Anne Isabella Milbanke, era una baronesa con un alto nivel educativo y un gran conocimiento de la ciencia y las matemáticas. Ada nunca conoció a su padre ya que sus padres se divorciaron cuando esta tenía cinco semanas. A Ada la crió su madre, quien estaba decidida a destruir cualquier rastro de la influencia de su padre al sumergirla en la ciencia y las matemáticas desde que tenía cuatro años.

women in science

El trabajo de Ada

Ada trabajó con el legendario polímata inglés Charles Babbage y su contribución más importante proviene de su papel como defensora de sus ideas, en una época en la que la sociedad las cuestionaba como ridículas, y también como amplificador de su gran potencial más allá de lo que Babbage había imaginado. El polímata quedó impresionado por su capacidad matemática y llegó a conocerla como “la encantadora de números”. En el año 1843, escribió un conjunto de notas para la máquina analítica de Babbage, que en realidad, eran más largas que las memorias en sí, donde describió cuatro conceptos esenciales que darían pie a la creación de la computación moderna un siglo después. Explicó y describió cómo funcionaba la máquina y cómo el motor podría calcular una secuencia de números de Bernoulli. Ada Lovelace fue votada como la cuarta mujer más influyente de la historia por los lectores de la revista BBC Historia por detrás de las científicas Marie Curie, Rosa Parks, heroína de los derechos civiles, y Emmeline Pankhurst, sufragista.

Marie Curie

Marie Curie es la polaca más famosa de todos los tiempos y la “madre de la física moderna”. Hasta el momento, sigue siendo la única mujer galardonada con dos Premios Nobel y la única persona, hombre o mujer, que ha recibido estos premios por logros en dos campos científicos distintos. El primer galardón fue en 1903 junto a su marido y el físico francés Henri Becquerel por su trabajo en la radioactividad. Un dato interesante sobre este premio es que, aunque se lo otorgaron junto a su marido, inicialmente Marie no fue incluida en la lista de ganadores, pero su marido Pierre insistió en que la incluyeran. El segundo galardón fue en 1911 con el Premio de Química.

women in science

Legado de Curie

Hoy en día, no sólo es reconocida mundialmente por sus descubrimientos innovadores ganadores del Premio Nobel, sino que también por haber roto audazmente muchas barreras de género durante su vida. Marie también fue la primera mujer en recibir un doctorado de una universidad francesa y la primera mujer en trabajar como profesora en la histórica universidad de París la Sorbona. Poco después de su segundo Premio Nobel, la Sorbona construyó el primer instituto de radio con dos laboratorios: uno de ellos para el estudio de la radioactividad bajo la dirección de Marie y el otro para la investigación biológica sobre el tratamiento del cáncer. El trabajo de Marie Curie sigue inspirando caridad en todo el mundo como apoyo a las personas con enfermedades terminales, como el cáncer.

Rosalind Franklin

Rosalind Franklin fue una científica brillante que, a diferencia de Marie Curie, no recibió ningún Premio Nobel y su trabajo pasó casi desapercibido. Hizo una contribución científica crucial al descubrir la forma de doble hélice del ADN, pero nunca obtuve ningún mérito por ello. En 1952, Rosalind dirigía el trabajo de su estudiante Raymond Gosling, con quien realizó la denominada “fotografía 51” por la que se captaba una imagen de ADN por difracción de rayos X.  Seguramente, sin el permiso de Rosalind, su compañero, el investigador Maurice Wilkins, le enseñó la fotografía a James Watson, quien la utilizó para desarrollar un ejemplar de la estructura química del ADN. Esta imagen de difracción de rayos X de una molécula de ADN fue la inspiración de Watson (el patrón era claramente una hélice).

women in science

El (famoso) precio Nobel

Utilizando la fotografía de Rosalind y sus propios datos, Watson y Crick crearon su famoso modelo del ADN. Ambos publicaron su trabajo en la prestigiosa revista científica Nature en 1953. Una década más tarde, Wilkins compartió el Premio Nobel de Fisiología o Medicina con Watson y Crick por descubrir la estructura espiral del ADN y su papel en el legado. Rosalind Franklin, cuyo laboratorio produjo la famosa “Foto 51” que ayudó a resolver el misterio del ADN, no recibió ningún mérito por su papel. Cuatro años antes del Premio Nobel otorgado a Watson y Crick, murió Franklin por un cáncer de ovarios en una relativa oscuridad y a la edad de 37 años. Después de su muerte, Crick dijo que su contribución fue fundamental, pero el comité del Premio Nobel no otorga premios póstumamente, por lo que Franklin nunca compartirá el mayor honor de la comunidad científica por su trabajo.

Jocelyn Bell Burnel

Jocelyn Bell Burnell, científica norirlandesa, descubrió en 1968 el primer púlsar, una estrella de neutrones que emite radiación periódica, en rotación en un radio observatorio situado en Cambridge, al que llamó “Little Green Men” (“Hombrecitos verdes” en español). Los púlsares giran alrededor de cuerpos estelares que emiten ondas de radio a través del cosmos y los científicos los utilizan para poner a prueba algunas de las teorías más fundamentales de la física. A pesar de que Jocelyn fue la primera persona en darse cuenta del origen de la radio estelar que más tarde descubrió que era un púlsar, su mentor, Anthony Hewish, recibió el Premio Nobel de Física en 1974 por ello. Muchos han remarcado lo injusto que fue este hecho, pero Burnell sigue alegremente resignada. Josif Shklovsky, uno de los principales astrónomos de la era, le dijo: “Señorita Bell, usted ha hecho el mayor descubrimiento astronómico del siglo XX”. Fred Hoyle, famoso astrónomo británico, acusó a Anthony Hewish de robar los datos de Burnell, un comentario que fue titular en todo el mundo y dejó a Hoyle frente a una demanda de difamación. Además, escribió al periódico Times culpando al comité del Premio Nobel por este error.

women in science

El último trabajo de Burnell

Recientemente, a Bell Burnell se le otorgó un premio especial de Física Fundamental por un valor de 3 millones de dólares y, como era propio de ella, donó todo el dinero a una organización benéfica de Reino Unido cuya misión es apoyar a estudiantes graduados en física que pertenecen a una minoría. Jocelyn es un modelo a seguir para jóvenes estudiantes y mujeres científicas de todo el mundo. Su historia apareció en el programa de rádio “Mentes Brillantes” de BBC Radio 4 y el programa “Horizon”, perteneciente a la cadena británica de televisión BBC Two, documentó su descubrimiento “Hombrecito Verde 1”.

Conclusión

Para concluir con este artículo, debemos decir que hemos mencionado sólo a unas pocas mujeres científicas que cambiaron el mundo, pero hay muchas más que dieron forma a las diferentes ramas de la ciencia. Estas mujeres fueron pioneras allanando el camino para las futuras generaciones de mujeres científicas e inventoras. A pesar de que los logros de la gran mayoría de ellas no se encuentren en los libros de historia, las consecuencias de su trabajo siguen siendo indiscutibles.