La era digital ha abierto la puerta a muchos inventos. Las nuevas tecnologías están creciendo rápidamente y se utilizan de muchas maneras distintas. Sin embargo, hay algunos inventos antiguos que se basan en esta nueva expansión de innovaciones para abrir las puertas a algo que cambiará nuestra vida cotidiana para siempre: la Inteligencia Artificial (AI por sus siglas en inglés). A medida que su revolución continúa creciendo, la teconología789+ aborda diferentes problemas relacionados con la ética de la Inteligencia Artificial.

La investigación en el campo de la IA se basa en la afirmación de que la inteligencia humana “se puede describir de manera tan precisa que se puede construir una máquina que pueda simularla”. Esta afirmación evoca diferentes debates filosóficos sobre la naturaleza de la mente y la ética en la creación de criaturas artificiales con inteligencia similar a la que tienen los humanos.

El origen de la Inteligencia Artificial

Todo comenzó en 1920 cuando el escritor checo Karel Čapek publicó una obra de ciencia-ficción llamada “Robots Universales Rossum”, también conocida como R.U.R., que introdujo la palabra robot en el mundo. La película trata de una fábrica que crea personas artificiales nombradas como robots. Varios años después, en los inicios de la computación,  Alan Turing, científico de la computación, ya estaba lidiando con la pregunta: “¿pueden las máquinas pensar?” Conocido por cifrar los códigos que los nazis usaban en la Segunda Guerra Mundial, particularmente los de la máquina Enigma. Si no has visto la película ganadora del Oscar 2014 “The Imitation Game”, te recomendamos que la veas.

Algunos años después del final de la Segunda Guerra Mundial, Turing presentó su conocida “Prueba de Turing”, que fue un intento de definir máquinas inteligentes. En 1956, fue probablemente el primer taller de Inteligencia Artificial y con él nació el campo de la investigación en este campo. Investigadores de la Universidad Carnegie Mellon (CMU), Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT) y empleados de IBM se reunieron y fundaron la investigación de IA. En los años siguientes consiguieron un gran proceso.

En las últimas dos décadas, la IA ha estado creciendo fuertemente y su mercado (hardware y software) ha alcanzado los 8 mil millones de dólares en 2017. Además, la firma de investigación IDC (International Data Corporation) predice que el mercado será de 47 mil millones de dólares en 2020.

La ética de la Inteligencia Artificial, ¿buena o mala?

El famoso astrofísico, Stephen Hawking, pensó que la falta de control sobre el desarrollo de la IA conduciría a efectos catastróficos. Algunos de los que comparten su opinión incluso llegan a los extremos y advierten sobre posibles escenarios de ciencia ficción. ¿Te imaginas algunas de las escenas de Terminator cobrando vida? Sin embargo, Bill Gates y Mark Zuckerberg dicen que estas previsiones son simplemente paranoicas. Para ellos, la IA tiene un potencial ilimitado en el desarrollo de la tecnología. El epílogo de estos debates aún está por verse, pero en este post intentaremos abordar algunos de los problemas éticos más importantes de la IA.

¿Superará la Inteligencia Artificial a la inteligencia humana?

artificial intelligence

Lo que probablemente sea lo más aterrador de la IA es la posibilidad de que se vuelva autosuficiente. ¿Puede la IA comenzar a producir su propia inteligencia y, en algún punto, comenzar a gobernar el mundo, como lo hace en tantas películas? ¿Es real el miedo a que la IA se vuelva más inteligente y creativa que el cerebro humano?

La compañía Hanson Robotics, con sede en Hong Kong, fabrica robots humanoides y el más popular es Sophia, una mujer de aspecto delicado con ojos color café y pestañas largas y onduladas. En 2017, Sophia llegó a los titulares internacionales: se convirtió en ciudadana de Arabia Saudita. Ella es el primer robot del mundo en alcanzar tal estatus. Cuando se le preguntó sobre su potencial de abuso, ella tuvo una rápida refutación: “has estado leyendo mucho a Elon Musk y viendo demasiadas películas de Hollywood. No te preocupes, si eres amable conmigo, seré amable contigo”. Entonces, ¿no hay necesidad de entrar en pánico? El científico serio lo cree. Piensan que estos temores son irracionales y que, en este momento, los ordenadores aún dependen mucho de los humanos.

Uso incorrecto de la Inteligencia Artificial

artificial intelligence

Algunos de los líderes más importantes del mundo, como el presidente de Rusia, Vladimir Putin, piensan que quien se convierta en líder de la IA se convertirá en “el gobernante del mundo”. Existe el temor de que la competición por dominar la IA a nivel nacional pueda causar la Tercera Guerra Mundial. Las fuerzas armadas siempre ha fomentado el desarrollo de las nuevas tecnologías y la mayoría de las tecnologías utilizadas hoy en día se crearon originalmente para fines militares. Por lo tanto, ¿no es tan difícil imaginar que las guerras futuras serán lideradas por robots y no por hombres? Este es, ante todo, un problema político, pero también un problema importante relacionado con la ética de la Inteligencia Artificial. La pregunta es: ¿Los líderes políticos utilizarán indebidamente la inteligencia artificial en el futuro o no? Cuando se le preguntó sobre esto en el Centennial Symposium del MIT AeroAstro, Elon Musk dijo: “Estoy cada vez más inclinado a pensar que debería haber cierta supervisión regulatoria, tal vez a nivel nacional e internacional, solo para asegurar que no hagamos algo muy tonto. Quiero decir que con la inteligencia artificial estamos convocando al demonio”.

Desempleo debido al desarrollo de la Inteligencia Artificial

Este es un tema importante a debatir y, al mismo tiempo, un tema omitido en los medios de comunicación. Por un lado, existe la posibilidad de que la IA pueda causar la pérdida de millones de puestos de trabajo en todo el mundo. Para los propietarios de las empresas es más fácil comprar una máquina que pagarle a los trabajadores durante años. En consecuencia, no es de extrañar que muchos teman que las máquinas asuman la mayoría de los trabajos y, por lo tanto, borren muchas profesiones y dañen a millones de trabajadores. Por otro lado, algunas personas son optimistas. Decir que la IA puede crear hasta 500,000 nuevas profesiones más de lo que destruiría. Eso implicaría abrir escuelas para capacitar a la gente a trabajar con estas máquinas altamente intelectuales. Con respecto a eso, ¿has oído que MIT, Massachusetts Institute of Technology, está invirtiendo mil millones de dólares en una universidad para IA? Más sobre eso visita la página del MIT.

Conclusión

No hay duda de que la Inteligencia Artificial puede encontrar un gran aparato en áreas como la medicina, la educación, la robótica y muchos más. Cada día hay nuevas aplicaciones de la IA y nuevas variaciones de los algoritmos que están cambiando la realidad. La IA se está introduciendo lentamente en todos los aspectos de la vida, haciéndola mucho más fácil. Por otro lado, es obvio que con estas innovaciones hay algunos posibles inconvenientes para la IA. Evidentemente, las opiniones en los círculos científicos son diferentes cuando se trata de esto. Siendo esta la cuestión de importancia social, es crucial que lleguemos a la conclusión a través de los debates sociales. De esa manera, podemos entender qué es exactamente lo que queremos de la tecnología y cuánto necesitamos realmente. Entonces, en lugar de desviarnos con avidez hacia el futuro, podemos entender mejor a dónde queremos ir y qué precio estamos dispuestos a pagar para llegar allí. Todos deberíamos involucrarnos en este asunto, ya que nos concierne a todos. Quizás, como en todas las cosas en la vida, la respuesta a estas preguntas radica en encontrar el centro dorado.

Si quiere leer más artículos como este, visite nuestro blog “MaDI  blog“.