Mudarse a otro país no es un desafío cualquiera. Implica un planning y una preparación, sobre todo si eres de EE.UU., donde hacemos todo de manera un poco diferente. Por lo tanto, hay algunas cosas que debes recordar mientras te preparas para mudarte a Europa.

Antes de mudarte a Europa

  1. Lleva adaptadores

Si bien es cierto que puedes comprarlo en algunos centros comerciales, yo prefiero pedirlos por Amazon antes de irme, así puedo usar mi ordenador y cargar mi teléfono el aeropuerto si hay algún retraso o nada más llegar al país de destino.

Asegúrate que ajustas bien los voltios. Para objetos que necesiten más potencia como los secadores, te recomiendo que los compres en Europa.

  1. Avisa a tu banco

Para evitar que tu tarjeta se congele, asegúrate que tu banco tiene constancia de a dónde estás viajando y por cuánto tiempo. Asegúrate también que compruebas las tasas en el extranjero que tiene. porque no querrás terminar pagando 10 dólares extra cada vez que sacas dinero o que usas la tarjeta de crédito. Te recomiendo que solicites una tarjeta internacional sin tasas de transacciones extranjeras como por ejemplo la Chase Sapphire.

  1. Asegúrate de que tienes una Visa

Esta tarjeta puede tardar 4 o 5 meses en ser procesada, así que asegúrate de que la solicitas con bastante tiempo de antelación. Algunos aeropuertos te pedirán o una Visa o un vuelo de vuelta dentro del periodo habitual (normalmente 90 días) antes de dejarte facturar.

  1. No hagas grandes equipajes

La mayoría de los países europeos tienen casi todo lo que necesites así que no metas mucho peso en la maleta metiendo Snickers o Tylenol. Incluso si no puedes encontrar tus marcas favoritas en el supermercado, normalmente hay tiendas americanas en las ciudades principales.

  1. Tiempo

En Europa llevan horario militar,  así que no confundas tu reunión de las 6 con las p.m. Hora que de hecho se escribe 18:00. Las fechas también van al contrario en Europa.  Usan el formato día/mes/año mientras que en América es mes/día/año.

  1. Temperatura

Recuerda que Europa utiliza el sistema Celsius, no el Fahrenheit para medir el tiempo, así que si hay 30 grados, no lleves chaqueta.

  1. Medidas

En lugar de usar libras, los europeos usan kilogramos. Recuerda esto cuando peses tu maleta. Un kilo es aproximadamente la mitad de una libra. Además, además de usar pies y pulgadas, usan metros y centímetros.

  1. Sé abierto de mente

Es cierto que Europa no es drásticamente diferente de EE.UU., sin embargo, definitivamente hay tradiciones distintas y singulares, protocolo y costumbres dependiendo del país al que vayas. Asegúrate de que observas y te adaptas a estas culturas antes de mudarte a Europa, en vez de rechazarlas por ser diferentes. Es importante aprender del país en el que estás y mantener una mente abierta.