Trucos para viajar en Tailandia

Para todos los que vayáis a viajar a la famosa Tailandia, aquí tenéis algunos consejos para aprovechar al máximo la experiencia.

Lo que hacer: Prueba toda la comida

La comida tailandesa es una de mis favoritas en el mundo. Es muy refrescante y combina algunos de mis sabores favoritos como el coco, limón, y lima de kéfir además de especias picantes y texturas muy suaves. Todos los tipos de curry, noodle, ensaladas frescas y guisos no me son suficiente. Si no te gusta el picante, en los restaurantes más turísticos te harán versiones más suaves si lo pides.

Lo que no hacer: Montar en elefante o echarte fotos con tigres

Por favor, no lo hagas. Se maltrata mucho a los elefantes a causa del turismo. Yo cometí el error, al igual que muchos turistas, de querer montar en elefante la primera vez que estuve en Tailandia ya que me encantan, y casi lloro de lo mal que tratan a los pobres elefantes más mayores. Se les golpea y fuerza con grandes caminatas con temperaturas sofocantes sólo por dinero. Ya sé que quedaría genial en Instagram pero por favor, no te eches fotos con los tigres. También se les maltrata y se les droga sin tener en cuenta su salud para que los turistas puedan tomarse fotos con ellos sin que ataquen.

Lo que hacer: ve a un santuario de elefantes

Si quieres experimentar la sensación de estar con elefantes en Tailandia, ve a uno de los maravillosos santuarios que hay en el norte o cerca de Chang Mai. En estos sitios rescatan a los elefantes de los ambientes en los que los maltratan, como en las zonas turísticas o en los zoos. Ahí te permiten interactuar con ellos de una manera sana y segura. Puedes jugar con ellos en el agua, ayudar a lavarles y alimentarles y ver lo felices que son lejos de la cautividad.

Lo que no hacer: ir al barrio rojo

La mayoría de las ciudades tienen uno, incluso si no es muy evidente pero por favor, no vayas. El negocio de esclavos es bastante grave en Tailandia y hay mucho abuso a menores. Creo que no hace falta decir más.

Lo que hacer: ir a las islas

Son un verdadero paraíso. Agua de color verde esmeralda, playas de arena blanca y bosques tropicales. Es tan mágico como parece en fotos. Para tener mejor tiempo, ve en los meses de invierno y así evitarás las épocas de tifones. Ya quieras ir de vacaciones a una playa en la que estés solo en toda la costa sólo con monos, o bien quieras irte de fiesta todos los días a resorts de lujo, puedes encontrarlo en las islas.

Lo que no hacer: ser un turista que ensucia en el Festival Full Moon

El Festival Full Moon en la isla Koh Phangan es mundialmente famoso. Es una rave a lo largo de toda la playa con muchos escenarios y bares. La gente se pinta con pintura fluorescente y está de fiesta toda la noche. Ten cuidado con los policías vestidos de paisanos. Y, por favor, no tires la basura por todos lados. Una vez esta playa virgen al día siguiente al festival era un montón de basura y plástico flotando en el mar

Lo que hacer: vuela localmente

Decidí coger un tren y un ferry desde Bangkok para llegar a Koh Phangan. Era un tren nocturno el cual supuestamente tardaría 10 horas pero sólo el tren tardó más de 18. Todo esto en una silla de hierro dura con luces fluorescentes durante toda la noche, gallinas vivas (no es broma) y sin dormir. Luego 5 horas esperando al ferry cuya hora de llegada era un misterio. A la vuelta cogí un vuelo y fue la experiencia más lujosa que he vivido nunca. Me costó menos de 150 dólares y el vuelo tardó dos horas. El aeropuerto Koh Samui es precioso, tiene candelabros de lava, Wifi sin límites, sin filas, al aire libre con palmeras y para rematar, un buffet libre de zumos de fruta fresca, dulces y frutas tropicales. También había comida genial durante el vuelo y había espacio para las piernas. Cinco estrellas.

Lo que no hacer: creer que llegarás a tiempo

El retraso de mi tren no es algo inusual. Lo llaman el Thai time. Todo tiene retraso. Mi tren estuvo parado tres horas sin ninguna razón. Buses, ferris, trenes, la gente, todo tarde.

Lo que hacer: regatea

Siempre suben los precios a os turistas y es la cultura del regateo. Se empieza con un cuarto del precio establecido y para adelante. Esto aplica para las tiendas, taxis, tuk-tuks (taxis locales), etc.

Lo que no hacer: llevar durian a los sitios

De hecho verás señales prohibiéndolos en muchos hoteles y edificios. Un durian es una fruta redonda con pinchos amarillos. Cuando lo abres huele igual que una alcantarilla. De sabor no está mal pero puedes apestar un sitio como nunca antes y es muy difícil de que se vaya el olor.

Lo que hacer: ten cuidado

Como siempre, viaja con cabeza. Tailandia, especialmente Bangkok no es el sitio más seguro de la tierra. No seas el típico turista borracho en medio de la calle por la noche con un cartel en la espalda que dice “atrácame”. En un viaje conocí a dos viajeros a los que les había atracado en Bangkok pero ambos estaban súper borrachos, solos y eran los blancos perfectos. Estate atento, viaja con algún amigo, y no te vuelvas tan loco como para no darte cuenta de lo que pasa a tu alrededor.

Lo que no hacer: dejar que se te acerque mucho un mono

Intentarán robarte. Pueden parecer monos (nunca mejor dicho), inocentes, Jorge el curioso, pero no te dejes engañar. Se abalanzarán sobre ti lo antes que puedan desde su liana, cogerán lo que puedan de tu mochila y se escaparán con su recompensa. También muerden y arañan a quienes no les gustan.

¡Feliz viaje!