El pasado 11 de mayo tuvo lugar el seminario “Doing Business in China” dentro del ciclo de seminarios “Doing Business” organizados por el Master in International Business de la Universidad Carlos III de Madrid. Para ello, contamos con la presencia de Sergio Herranz Sampedro, Director y CEO de Eastech Electric, S.A.U. con la finalidad de conocer algunas de las características más llamativas acerca de uno de los más grandes mercados de la actualidad, el mercado Chino.

Antes que nada, cabe destacar que al hablar del mercado chino nos estamos refiriendo a la economía con mayor índice de crecimiento de todas las grandes economías. Prueba de esto es el crecimiento del producto interno bruto, que a pesar de ser el más bajo de los último años, es de entorno al 6,9% mientras que el de Estados Unidos es de en torno al 2 o 3%. Al mismo tiempo, prueba de este crecimiento desproporcionado de la economía la encontramos en los índices de extrema pobreza, que en China a inicios de los años 80 se situaba en torno al 80% mientras que en el año 2010 fue de tan sólo 10%. Otro factor demostrativo y tangible podría ser el número de aeropuertos y puertos así como su tamaño y calidad, siendo ampliamente reconocidos a nivel mundial.

Este crecimiento tan llamativo lo han llevado a situarse como uno de los mercados más importantes a lo largo y ancho del globo. Sin embargo, esto no quiere decir que no exista margen de mejora o que sea un mercado fácil de explotar en su totalidad, por lo que se ha de tener muy en cuenta todas sus fortalezas, debilidades, amenazas y oportunidades.

 Doing Business in China: Análisis DAFO 

  • Fortalezas: Contar con una población superior a 1300 Millones de habitantes, con lo que ello supone para el consumo a nivel interno exclusivamente.También lo es tener una capacidad de trabajo y sacrificio encomiables, así como una fuerza laboral de bajo coste casi inagotable.
  • Debilidades: Alto grado de desconfianza por su parte de cara a terceros, teniendo una cultura y una escala de valores diferentes a la nuestra que les dificulta por ende su entrada en mercados exteriores. Igualmente es destacable la falta de control sobre la comercialización de lo que allí se fabrica.
  • Amenazas: La ralentización de su crecimiento meteórico (a nivel económico) de los últimos años bien podría crear tensiones a nivel social y político, enaltecidas por las enormes diferencias entre la filosofía del capitalismo salvaje que ejecutan a nivel económico, con los principios sociales y políticos allí se practican. Otas amenazas son las tensiones existentes con los países de su entorno (Taiwán, Japón, Corea del Norte) o el crecimiento significativo de otros países de su entorno tales como Vietnam e India.
  • Oportunidades: China en sí misma es una oportunidad, pero no sólo como mercado en el que estar para vender sino también como mercado al que acudir para encontrar oportunidades de negocio exportables, ya sea de forma independiente o a través de “joint ventures” siendo esta última la más utilizada por grandes compañías debido a las políticas internas del país (como fue el caso de Volvo, por mencionar algún caso específico de este tipo de “joint venture” con empresas Chinas, en este caso con “Geely”).

Perfil del empresario chino

Al mismo tiempo, vale la pena mencionar un par de aspectos muy característicos a tener en cuenta a la hora de realizar negocios con gente de China, tales como la paciencia. La paciencia es algo que ellos mismos utilizan a su favor, y que de notar prisas por parte del comprador, las verán como una necesidad presente en el mismo, una debilidad que buscaran explotar, haciéndote pagar de más si de verdad las quieres antes de tiempo. Al mismo tiempo, aunque exista ya de por sí un contrato o un acuerdo firmado, en China, se entiende que se realicen cambios dentro de lo acordado en función de ciertas situaciones que afecten a la empresa China, como por ejemplo una subida de precios por parte de sus proveedores de materias primas, alterando el precio que ellos habían acordado contigo en primera instancia. Por otra parte, los individuos que cuentan con grandes fortunas, suelen depositar la mayor parte fuera de China, por lo general en cuentas en Hong Kong. Todo esto sumado a los factores mencionados con anterioridad dentro de este artículo, tales como su desconfianza o su disposición para el trabajo, completan un perfil genérico del empresario chino.

 

En conclusión, China es un mercado rico, con una cultura bastante particular, con diferencias ideológicas a nivel político y social con respecto a las nuestras y con las practicadas por ellos mismos a nivel económico y que ha salido de una situación de pobreza extrema. Actualmente se reconoce como una de las economías líderes a nivel mundial, con un mercado interno inconmensurable, que trae consigo una serie de ventajas y amenazas que debemos aprovechar a la vez que prevenir a la hora de sumergirnos en el singular a la vez que atrayente mercado chino.