En este post desarrollaremos las investigaciones previas para internacionalizar una empresa, en concreto exportar calzado a Estados Unidos. Podemos partir del ejemplo de una empresa especializada en calzado femenino de calidad de estilo informal.

A pesar de tener la principal economía del mundo, Estados Unidos también sufrió la crisis mundial de 2008, de la cual se recuperaron. Tanto, que en 2014 su crecimiento económico alcanzó un 2,2%. A pesar de esto, sigue habiendo variaciones importantes a lo largo del año, pero la situación general incentiva el consumo privado, lo cual es un aspecto positivo para la exportación hacia este país.

Además de esto, vemos que EEUU es el mayor importador de calzado a nivel mundial, tratándose de un mercado maduro y saturado. La posición de España como exportador de calzado va mejorando con los años, creciendo las exportaciones hacia este país e incluso el precio por par de calzado femenino.

CARACTERÍSTICAS DE LA OFERTA

La recuperación de la economía americana llevó a un crecimiento de las importaciones de calzado. La mayor parte de estas provienen de calzado low-cost (China, Vietnam e Indonesia). Tenemos que tener también en cuenta que las exportaciones de Italia a EEUU han crecido un 8% en 2014. Con esto sacamos en conclusión que la tendencia del segmento del mercado de zapato de moda, de gran calidad y altos precios – especialmente calzado de lujo femenino – es creciente.

calzado1

El total de exportaciones de Estados Unidos creció un 4% de 2013 a 2014. A pesar del crecimiento, teniendo en cuenta las gráficas y si comparamos estas cifras con las cifras importadoras, concluimos que Estados Unidos es un país claramente importador de calzado.

calzado2

CARACTERÍSTICAS DE LA DEMANDA

La opción de exportar calzado a Estados Unidos puede ser muy interesante. Según una encuesta realizada por el Consumer Reports National Center, el consumidor americano tiene una media de 19 pares de calzado, compra una media de 4 al año y un valor de 329 dólares anuales. La mujer americana consumidora de calzado europeo busca calzado de alta calidad, modelos exclusivos y originales, y valora el servicio personalizado en el punto de venta. El gasto en calzado de los estadounidenses creció casi un 2% en el periodo 2013/14 (USDOL, BEA, Personal Consumption Expenditures, February 2015, table 2.4.5U).

Con estos análisis podemos apreciar que a pesar de ser un mercado maduro, Estados Unidos es un país adecuado y lleno de posibilidades para la exportación de calzado-fashion femenino.

FACTORES DE COMERCIALIZACIÓN A TENER EN CUENTA.  

Regulación legal: En Estados Unidos para tener libre acceso al tráfico comercial debemos tener en cuenta la regulación del Gobierno Federal, la de las Autoridades Estatales y la de las Locales. Además, pueden existir códigos establecidos por el sector privado, los cuales también conviene seguir por motivos de seguridad y calidad (aunque no sean obligatorios).

Al exportar calzado a Estados Unidos debemos cumplir las regulaciones generales aduaneras administradas por el organismo federal Customs and Border Protection (CBP). En cuanto al tratamiento arancelario, ya que nuestro producto estuviera compuesto por una suela de goma y una parte superior predominantemente textil, el código arancelario que nos correspondería es el 6402999081 (20% de arancel).

Canales de distribución: una opción es utilizar un representante que nos facilite las operaciones en el país de destino gracias a su conocimiento de mercado y a su cartera de clientes potenciales. El representante no se hace cargo de los trámites de importación, distribución y cobro, quedando en manos de la empresa exportadora.

Precio: A continuación, detallamos un escandallo con diferentes conceptos a tener en cuenta para llegar a nuestro precio final de venta al público en EE.UU.

calzado3

Método de pago: El Crédito Documentario es la forma de pago más recomendada para el exportador que inicia una aventura exportadora por primera vez, ya que al contar con entidades bancarias comprometidas en la operación, la carta de crédito se transforma en una Orden de Pago. Otorga la seguridad de que las mercancías serán pagadas una vez enviadas y tan pronto el exportador cumpla las condiciones previamente establecidas. Por otro lado, también es recomendable la opción de una póliza abierta de gestión de la exportación vía CESCE para asegurar los cobros en caso de impago.

Embalaje y etiquetado: De acuerdo con la sección 503.2 “Status of specific ítems under the Fair Packaging and Labeling Act” apartado (a) del Título 16 del “Code of Federal Regulations”, el calzado no se considera “consumer commodity”. Por ello no está sujeto a las normas de embalaje y etiquetado del organismo Federal Trade Comission (FTC) del título 16 CFR, Parte 500.

El diseño gráfico de las cajas es muy importante, porque si bien en la mayoría de los casos estos productos no se exhiben en ellas, son estas en las que el consumidor se lleva el producto.  La calidad de las cajas de zapatos irá  acorde con la calidad de los mismos, con apariencia fashion, sport y de alta gama.

El único requerimiento de la FTC en materia de etiquetado para el calzado de importación es que aparezca en país de fabricación de manera clara e indeleble cuando llegue al consumidor final, la expresión “Made in EU” no es válida.

Los estándares de la industria exigen que el calzado sea etiquetado con la composición de la parte superior, del interior y de la suela.

Finalmente, podemos concluir que una vez analizados todos los factores, vemos que exportar calzado a EE.UU sería abordable. No obstante, siempre teniendo en cuenta todas las cuestiones anteriores.