Cuando el contexto internacional comenzaba a ser más favorable, Brasil ya no avanzaba con la misma fuerza lo que le llevo a entrar en recesión a principios del 2014. Dicho esto, el panorama económico que muestra no es lo más favorable hacer negocios en Brasil, pero si se analiza el potencial que tiene a mediano y largo plazo, las perspectivas comerciales cambian.

1. Hacer Negocios en Brasil: Realidad económica

Según el FMI Brasil es la novena economía mundial, con un enorme potencial de desarrollo, y con una posición privilegiada en cuanto a reservas naturales. Pero, a pesar de haber experimentado un crecimiento excepcional en 2011 su economía mostró signos de agotamiento cayendo progresivamente en una fuerte  crisis económica que le llevó a entrar en recesión desde 2014.

Dicho agotamiento se relacionó con el estancamiento de los precios de las materias primas de exportación, el estancamiento del consumo interno (debido al endeudamiento de los hogares) y la baja de las inversiones. Fue ante este panorama cuando  en 2015 la economía brasileña se hundió más en la recesión, al mismo tiempo que empeoraron los problemas presupuestarios. La popularidad de la presidenta Dilma Rousseff se derrumbó, los intentos de ajuste presupuestario y de control de la inflación en gran medida fracasaron, y la clasificación del crédito soberano de Brasil fue degradada por dos agencias de clasificación de crédito que llevó al país a perder su codiciada calidad crediticia de grado de inversión. Consecuencia de ello el déficit fiscal se disparó y llegó a más del 9% del PIB, y la deuda pública rozó del 70% del PIB.

No obstante, según la previsión del gobierno brasileño (que se recoge en el proyecto de Ley de Directrices Presupuestaria de 2017) es que la economía brasileña vuelva a recuperarse solamente en 2017, cuando estima un crecimiento del 1% para el PIB. Así mismo, estima que la deuda bruta cerrará el año de 2016 en el 71,9% del PIB. Esta cifra subirá al 72,5% del PIB en 2017 y solamente caerá a partir de 2018, cuando el estoque terminará el año en el 71,3% del PIB. Sin embargo, estas previsiones son más optimistas que las realizadas por el mercado financiero, por el Banco Central y por el Fondo Monetario Internacional (FMI) que no auguran el mismo futuro.

Pero a pesar de a pesar de estos problemas, Brasil aún mantiene una serie de multinacionales eficientes, una industria de elaboración de alimentos altamente eficaz, una gran cantidad de reservas de divisas y un poderoso Banco de Desarrollo.

2.Política comercial

De acuerdo con el informe del Banco Mundial, Brasil a pesar de haber promovido una apertura comercial considerable desde el año 2000, sigue siendo el más proteccionista de América Latina y Caribe, con un arancel medio del 13,5%.

Pero, para hacer negocios en Brasil tiene que tener en cuenta que el rasgo más característico de la política comercial exterior de Brasil llevada a cabo en los últimos años es la diversificación geográfica activa para la búsqueda de nuevos socios comerciales. De esta forma China ha ganado como socio comercial en los últimos años, desbancando incluso a Estados Unidos como principal mercado, en 2012. Desde el año 2000, el volumen comercial entre los dos países se ha multiplicado por 10, principalmente en las áreas de producción agrícola y materias primas.

3.Estructura de la distribución comercial

Para iniciar a hacer negocios en Brasil es aconsejable tener en cuenta dos aspectos: por una parte, saber que es mejor operar mediante agente o distribuidor; por otra, saber que  los canales de distribución son distintos en función del tipo del bien que se comercialice.

En la distribución de los bienes de equipo, las máquinas pequeñas se comercializan en tiendas especializadas, mientras que las grandes fábricas tienen su propia red de concesionarios que son sus propios puntos de venta, en los que además se presta asistencia técnica.

En la distribución de bienes de consumo opera la venta al por mayor y la venta a por menor. El distribuidor es el principal canal de venta entre la industria y los pequeños y medios supermercados. Su actuación es esencial debido a la enorme extensión geográfica de Brasil, que hace casi imposible para la industria atender todas las regiones, por lo que sería preferible que el distribuidor tuviera capacidad y autonomía para contratar agentes locales.

Los principales centros de negocio, así como las zonas de mayor índice de consumo, están localizados en el sudeste del país, al que pertenecen los Estados más desarrollados económicamente y con un mayor nivel de renta per cápita. Son por este orden: Sao Paulo, Río de Janeiro y Minas Gerais.

4.Fuentes de financiación para oportunidades de hacer negocios en Brasil

Brasil es beneficiario de Instituciones Financieras Internacionales, como el Banco Mundial, el Banco Interamericano y la Corporación Andina de Fomento. Además, como país accionista del Banco de Desarrollo de América Latina recibe numerosos préstamos que contribuyen a la financiación del sector público y privado.

Por otra parte, como financiación local, existen seis bancos de desarrollo: el Banco Nacional de Desenvolvimiento Económico e Social (BNDES), el Banco do Nordeste (BNB), el Banco da Amazonia, el Banco do Brasil (BB), la Caixa Federal y el Banco Regional de Desenvolvimiento do Extremo (BRDE). El BNDES es el que financia los proyectos industriales y de infraestructura, apoyando especialmente las inversiones en el sector de la  agricultura, comercio y servicios, y de las pequeñas y medianas empresas. Además esta institución cuenta con una filial en Londres con objeto de captar recursos de fondos privados.

Los demás bancos locales de desarrollo se dedican a la financiación de sectores prioritarios como el turístico, informático, de telecomunicaciones y exportación, contribuyendo al desarrollo de la región y la producción de nuevos productos.

5.Principales sectores económicos

Hacer negocios en Brasil tiene algunas ventajas. La economía de Brasil está relativamente diversificada. Es una gran potencia agrícola, siendo el primer productor de café y caña de azúcar. Cuenta con el mayor volumen de ganado comercial del mundo, y al tener la mayor selva tropical del mundo en la cuenca del Amazonas, es el cuarto exportador mundial de madera.

Se trata también de un gran país industrial cuya explotación de su riqueza en minerales le coloca como segundo exportador mundial de hierro y uno de los principales productores de aluminio, el tercer país con mayor potencial de generación hidráulica de energía (tras China y Rusia) y un importante país productor de petróleo el cual podría autoabastecerse a corto plazo.

Por último, Brasil es cada vez más preponderante en los sectores textil, aeronáutico, farmacéutico, automovilístico, siderúrgico y químico y en los últimos años ha potenciado la producción de servicios en el ámbito de la aeronáutica y las telecomunicaciones.

6.Relación bilateral con España

La relación España-Brasil se sustenta en dos pilares: la fuerte presencia inversora de las empresas españolas en Brasil y el interés de los brasileños por la lengua y la cultura española.

El comercio bilateral de bienes se concentra en cinco sectores: materias primas, alimentos, productos energéticos, semi-manufacturas, y bienes de equipo. Según datos disponibles a principios de 2016, nuestras exportaciones a Brasil descendieron un 21,66% en comparación al año 2015, y las importaciones desde Brasil supusieron un 1,4% del total de las importaciones españolas. No obstante, a pesar de presentar peor calidad y actualización, el comercio de servicios entre ambos países ascendió, siendo Brasil nuestro octavo cliente y decimoprimer suministrador de servicios.

Por otra parte, en cuanto al flujo de inversión España es el tercer inversor extranjero directo en Brasil, tras Países Bajos y EE.UU. Según datos disponibles de principios de 2016 recogen un importe de  77,6M€ de inversión bruta española en Brasil, y 96M€ de inversión brasileña en España. Podemos citar como algunas de las principales operaciones de inversión de empresas españolas en Brasil al BANCO SANTANDER, TELEFONICA-VIVO, MAPFRE, ABENGOA, ACCIONA, IBERDROLA, ENDESA, entre otras, según datos recogidos en la web del ICEX.