Francia es un mercado de 66 millones de consumidores, con un poder adquisitivo elevado y tendencia a un crecimiento moderado pero regular. Además, según el Banco Mundial, Francia ocupa el puesto número 29 del mundo en cuanto a la facilidad para iniciar una empresa en su país, pero ¿es sencillo negociar con empresas Francesas? Acostumbrarse a los hábitos de trabajo de los franceses puede ser difícil, por lo que ser consciente de las diferencias culturales resulta fundamental a la hora de expandirse fácilmente al exterior. En concreto, se debe tener en cuenta los siguientes rasgos culturales a la hora de hacer negocios en Francia:

1. Hacer negocios en Francia: sé formal en las negociaciones

En comparación con otros países, Francia tiene un estilo muy formal a la hora de negociar, por ello es importante tener en cuenta el primer contacto, el protocolo de negociación, el idioma, la estrategia a llevar a cabo, el código de vestimenta, entre otros.

2. El primer contacto

Al concertar una reunión es recomendable hacerlo con bastante tiempo de antelación, preferiblemente dos meses, evitando los meses de julio y agosto que es cuando suelen tomar vacaciones. Las citas se suelen programar entre las 9 de la mañana y las 7 de la noche.

Por otra parte, para llamar la atención y ser bien recibido se debe preparar una buena documentación, aportando información detallada sobre la empresa, los productos y una exposición clara sobre los objetivos de la reunión. Al momento de presentarse, comienza diciendo “Enchanté” (encantado), a continuación tu nombre y apellidos.

 3. Sé paciente

La negociación suele ser lenta, por lo que se aconseja ser paciente.

Es importante negociar con la persona adecuada porque no suelen hacer concesiones rápidamente y tienden a reformular su postura hasta ser persuadidos, por ello, para temas importantes se sugiere negociar directamente con el máximo ejecutivo. Además, no deben hacerse preguntas personales ni tratarse asuntos considerados como confidenciales, por ejemplo: cifras de negocios, salarios y competidores, entre otros aspectos. El precio es lo último que se negocia, no se sienten cómodos hablando de dinero.

 4. Evita una actitud demasiado amistosa

Se debe evitar mostrar una actitud demasiado amistosa hacia ellos debido a que son muy tajantes a la hora de separar las relaciones personales con las profesionales. Es por ello que el saludo debe hacerse con un clásico apretón de manos, aunque cuando se saluda a una mujer es preferible esperar a que ella ofrezca la mano primero. Los famosos “le bise” se reservan para un entorno social.

 5. Comunícate en Francés

Para cualquier relación comercial o contractual hay que tener en cuenta que son muy estrictos con su idioma, no han adoptado la terminología anglosajona de negocios por lo que resulta preferible hablar en francés antes que en inglés o español. No obstante, si no se tiene pleno dominio del francés es conveniente disculparse por ello y continuar en inglés.

 6. Elige bien la vestimenta

El código de vestimenta es otro factor a tener en cuanta y no menos importante. Para ello, elige un atuendo elegante y sobrio: se considera que la vestimenta refleja el éxito y el estatus social. Tenga buen gusto, sea elegante y conservador.

 7. Sectores para invertir

En cuanto a los sectores más interesantes para invertir son los de construcción, promoción inmobiliaria, redes de distribución y comercio minorista, productos agroalimentarios, energías renovables, servicios urbanos y diseño.

Por último…

Si te has animado en hacer negocios en Francia y no sabes a quién acudir, recuerda que en la web del ICEX puedes encontrar información sobre los costes de establecimiento y de empresas españolas que ya operan allí para que te cuenten su experiencia y te ayuden en este camino tan interesante hacia tierras galas!