La industria de la moda española pasa por uno de sus mejores momentos en el mercado internacional. A finales de los años noventa grandes marcas como Zara, Mango o Camper comenzaron la aventura de hacer que sus diseños se conocieran más allá de nuestras fronteras y podemos decir que, hoy por hoy, han conseguido su objetivo con gran éxito.

Los datos: la moda española y el mercado 

En la actualidad, Inditex y Mango se encuentran entre los seis mayores grupos de venta de ropa en el mundo, con más de 9.000 tiendas distribuídas por todo el mundo. Esto sitúa a España como el único país con dos representantes entre el G-6 de la moda (El Mundo, 2015). Hay que añadir que, en los últimos años, numerosas pequeñas y medianas empresas (PYMES) han irrumpido también con fuerza en el extranjero. Estas empresas han sabido convertir la amenaza de la crisis española en una oportunidad por explorar nuevos mercados extranjeros.

Según las últimas estimaciones del Ministerio de Industria, Energía y Turismo, más de la mitad de las PYMES españolas en el sector textil y de la confección están realizando actividades de exportación, un total de 4.120 (Minetur, 2014). En término medio, el 30% de su producción la destinan para la venta en el extranjero; y para algunas de ellas esta cifra alcanza casi el 100% (véase el gráfico 1).

Este aumento de la actividad internacional en la industria de la moda en España ha tenido consecuencias muy positivas en términos de empleo – un aumento histórico de 4.778 trabajadores afiliados en 2014- y en la actividad en sectores conexos – por ejemplo, en el sector del calzado, el índice de producción industrial (IPI) creció un 3,1% en 2014 cuando en 2013 había caído un 2,9%.

Además, hay que añadir que las empresas de la industria textil lograron elevar un 1,8% los precios de sus exportaciones en 2014, tras retroceder un 0,6% en 2013. En definitiva, estamos hablando de total de más de 12.000 millones de euros lo que facturaron las empresas españolas por ventas de productos de moda en el extranjero, más de un 8 % en relación al 2013.

¿Cuáles pueden ser las razones por las que cada vez más las marcas españolas están cobrando presencia y gran relevancia en el mercado internacional de la moda?. A continuación revisamos algunas de éstas basándonos en las 4 Ps del marketing mix (Producto, Precio, Promoción y Puntos de venta).

Claves del éxito de la moda española en el mercado internacional

Productos con diseño y calidad

Moda española internacionalLa base de éxito en la moda radica en la concepción y el desarrollo del producto. Y podemos decir que España es una primera potencia, junto con Francia e Italia en creatividad y diseño¨, según afirma Daniel Galván, expert de GBS Finanzas. Las firmas españolas sienten que la moda es mucho más que el diseño de una prenda, es una manera de vivir y de sentir que traspasa la pasarela. Esto hace que el mundo se rinda ante los diseños de Balenciaga o Delpozo, la joyería de Mónica Vinader, los corsés de Maya Hansen, los zapatos de Mihara o los vestidos de novia de Jesús Peiro.

Precios asequibles

Otro factor que explica el éxito de las empresas españolas ha sido la apuesta por los precios competitivos.  Zara y Mango fueron de las marcas españolas pioneras en apostar por un modelo de negocio que combina creatividad, calidad y PRECIOS bajos. En los últimos años, muchas de las PYMES españolas han apostado por lo que se conoce en el mundo de la moda como el ¨lujo asequible¨. Estamos hablando de la posibilidad que da el grupo de alta joyería Suárez de comprar diseños con la marca Aristocrazy a un precio muy inferior del resto de productos de la marca Suárez. O de la alternativa que ofrece Jesús Peiró de comprar, por encargo, vestidos de novia en torno a los 2.500 euros cuando un traje similar de alta costura superaría los 15.000 euros.

Promoción en ferias y redes sociales

¿Cómo han llegado prendas y joyas Made in Spain a las manos, o mejor dicho a los cuerpos, de Kate Middleton, Claudia Schiffer, Beyoncé, Angelina Jolié o de la mismísima Lady Gaga? Algunas firmas españolas han apostado por viajar de feria en feria por todo el mundo para poder hacer relaciones y dar a conocer sus productos. Acudir a ferias en la industria de la moda es vital porque te permite descubrir nuevas tendencias, conocer la opinión de expertos y futuros clientes sobre tus productos y, lo más importante, identificar futuros aliados para aquellos países donde tengas en mente distribuir tus productos.

Sin embargo, en muchos casos la falta de presupuesto ha hecho que muchas PYMES hayan preferido acudir directamente a las posibilidades que ofrece internet. Las redes sociales cada vez más imponen moda y son grandes aliadas para hacer promoción.

En 2011, la empresa británica Burberry aumentó sus ingresos un 29%, hasta los 1.93 millones de euros- gracias a su campaña digital basada fundamentalmente en Facebook y Twitter. De hecho, twitter se está convirtiendo en una de las herramientas más importantes para generar atención sobre eventos de moda. A modo de ejemplo, en la última edición de la semana de la moda en Nueva York se regitraron más de 1,2 millones de tuits con la etueta NYFW. Y por ello, no es de extrañar que en enero de este año Twitter España haya lanzado #twitterfashionweek una semana antes de la Mercedes Benz Fashion Week Madrid, con la intención de promover la interacción entre los usuarios y 25 renombrados diseñadores españoles como David Delfín, Roberto Verino y Adolfo Domínguez.

Puntos de venta en colaboración

La apertura de tiendas propias en las mejores calles del mundo es una realidad para algunas de las marcas espanolas de reciente creación como Pretty Ballerinas, Mónica Vinader o Maya Hansen. Pero este método de distribución es costoso y no todas las empresas pueden permitírselo. Por ello, vemos como cada vez más muchas marcas nacionales optan por la colaboración para la internacionalización. Agunas de las opciones más preferidas son entrar en los mercados extranjeros de la mano de agentes, distribuidores, master franchise locales convertidos en socios estratégicos, y en corners de grandes almacenes como Harrods.