¿Cómo hacer negocios en Latinoamérica? El pasado 26 de abril dentro del ciclo de seminarios “Doing Business” organizados por el Master in International Business de la Universidad Carlos III de Madrid, contamos con la presencia de César Ortiz, de la Universidad Externado de Colombia para aprender más sobre ello y conocer algunas de las características claves de sus principales economías.

Al hablar de Latinoamérica, se habla en realidad de 26 países del continente americano situados al sur de los Estados Unidos, los cuales poseen una rica diversidad cultural. Así, se hace difícil hablar de América Latina como una unidad y considerar el tópico “hacer negocios en Latinoamérica” de manera uniforme para todos los países pertenecientes a esta región.

En este seminario, César Ortiz nos hizo hincapié en las principales economías de América Latina: Brasil, seguido de México y Argentina. Por eso, a continuación, hacemos un barrido por las características de estos países y las oportunidades que ofrecen.

Cómo hacer negocios en Latinoamérica: tres economías de referencia

Brasil

Es la mayor potencia económica de América Latina y uno de los países con mayor proyección de crecimiento en el mundo. La economía brasileña muestra estabilidad y diversificación, puesto que no depende de un solo producto para su crecimiento económico, sino que se sustenta en vario sectores de fuerte desarrollo, como la agricultura, carnes, tabaco, minerales, y en los últimos años, el sector textil  y automovilístico está empezando a crecer.

La inversión extranjera directa en Brasil ha experimento un auge, y este buen clima se beneficia por el índice relativamente bajo de inflación, por una tasa de interés que va en descenso y exenciones de impuestos por parte del gobierno en algunas regiones.

Brasil es un mercado muy grande, de aproximadamente 200 millones de habitantes, con una población mayoritariamente joven (la mitad con menos de 25 años), que están experimentando una mejora de ingresos y lo que está propiciando un mercado de consumidores más amplio y estable.

Debido a que se encuentra en una posición geográfica estratégica, y gracias a sus acuerdos comerciales con los demás países de América del Sur, tiene acceso a otros mercados en crecimiento a través de la inversión en el mercado brasileño.

México

Es el tercer país más grande América Latina, con una población estimada en 119 millones, de los cuales el 65% lo constituye el grupo de 15 a 64 años.

Es uno de los países con mayor nivel de apertura a la inversión extrajera directa, se ubica en la posición 38 de 189 países evaluados en todo el mundo, debido a que se han implementado dos reformas que han mejorado la obtención del crédito y el pago de impuestos.

En 2015, el consumo privado se convirtió en el principal motor de la actividad económica, gracias a la creación de empleos, el crecimiento del salario y la expansión crediticia.

Pese a que México se ha enfrentado a un ambiente externo desafiante a causa de la baja de los precios del petróleo y el endurecimiento gradual de la política monetaria en los Estados Unidos, el sector público logró cumplir con sus objetivos de déficit fiscal.

La estabilidad macroeconómica, financiera, de precios y la continua confianza de los inversionistas, contribuyan a mantener un crecimiento sostenido y un aumento de las exportaciones e inversión en el sector privado.

Argentina

Argentina es la tercera economía más grande de Latinoamérica, tiene una población muy capacitada, abundantes recursos naturales, un sector agrícola muy fuerte y múltiples tratados multilaterales.

Tiene muchas características sólidas que convierten al país en un destino muy atractivo para inversión extranjera directa. Pero pese a todo esto, según el índice anual de TFM Group, es el país más complejo del mundo para hacer negocios. Las dificultades administrativas, las regulaciones corporativas, legislación y normativas vigentes, son un obstáculo para las empresas multinacionales que desean establecerse en el país.

Los principales sectores de inversión en Argentina son la automoción, el sector agroalimentario, las materias primas y BPO (Business Process Outsourcing).