En el siguiente post describimos los principales puntos a considerar para introducir vinos españoles en Australia, tomando en cuenta que es uno de los principales exportadores y productores de Vino del “new world” y por ende un mercado interesante que va creciendo en sofisticación y preferencias en esta industria.

En primer lugar, Australia se caracteriza por ser un mercado con múltiples posibilidades, se distingue mundialmente por ser una economía abierta. Además cuenta con un sistema político y jurídico estable, lo cual garantiza que la inversión extranjera sea favorable. Otro factor que nos lleva a concluir que la decisión de exportar nuestro producto del vino es acertada corresponde al clima efectivo de negocios, el país goza de una excelente calificación, según COFACE,  “A1”. Adicionalmente según el indicador de “Doing Business” del Banco Mundial, Australia se clasifica en el puesto 12 de los 189 países que conforman esta lista, lo cual evidencia que es una economía donde se puede  generar negocios.  Es también  considerada como una potencia mundial por su crecimiento económico, su alto grado de desarrollo humano, sus niveles de renta y sus posibilidades de consumo debido a un crecimiento promedio del PIB per cápita de 2,6%.

Oferta de vinos en Australia

Australia es el sexto productor de vinos a nivel mundial, tiene una producción anual de 12.6 millones de hectolitros. Durante los últimos 4 años las importaciones de vino de Australia han aumentado como consecuencia de la disminución de la producción local. Las importaciones de vino de Australia se encuentran lideradas por productos provenientes principalmente de Nueva Zelanda debido a su proximidad geográfica y a los acuerdos comerciales vigentes entre ambos países. También destacan vinos franceses e italianos. Estos últimos están mucho más asentados que los vinos españoles y por consiguiente tienen más importaciones, reconocimiento y ventas. La superficie de viñedo en Australia vivió una fase regresiva, con descensos continuados desde 2009, cuando superaba las 160.000 hectáreas, y en 2013 (último  dato  disponible  por  parte  del  Gobierno  de  Australia)  el país tiene 142.233 hectáreas.

La demanda de vinos en Australia

Destaca por ser el quinto país no perteneciente a la UE que más vino consume, lo que define su gusto, interés y demanda por el producto. Otro aspecto importante es que el tamaño del mercado australiano de consumidores de vino contabiliza quince millones de personas, de prospectivos clientes situados esencialmente en las 5 ciudades más pobladas del país: Sidney, Melbourne, Brisbane, Perth y  Adelaida.

Estudios revelan que la cerveza en comparativa con el vino ha sido la bebida alcohólica preferida durante décadas, es tres veces más consumida que el vino en la actualidad pero sus cifras de preferencia y consumo decrecen año tras año en favor del consumo de vino que aumenta lento pero a un ritmo significativo. Los hombres jóvenes y de mediana edad se inclinan por la cerveza como bebida alcohólica preferencial hasta los 50 años mientras que las mujeres a partir de los  30  años  prefieren  el  vino.  Los  vinos  blancos  tienen  un  mayor  consumo  por la mayor producción de ellos en el país y también por una mayor importación, pero  el vino tinto español tiene mucho recorrido en las lineales de venta australianos. Con respecto al  formato predilecto es importante mencionar que  la botella de vidrio se encuentra por encima del soft pack o cajas de cartón que tanto se habían utilizado años atrás. Los vinos de mayor calidad requieren mejores presentaciones acordes a su nivel y procedencia, nada comparable con formatos típicos para varios litros. Existe una importante preferencia por el tapón stelvin cap ya que el tapón de corcho no está bien valorado por los posibles daños que pueda sufrir el vino.

Factores para vender vinos españoles en Australia

A la hora de vender vinos españoles en Australia, las empresas deben tener en cuenta diferentes factores.

No existen obstáculos comerciales o legislativos que pudieran interrumpir el comercio de vino entre la Unión Europea y Australia. (Acuerdo sobre el Comercio de Vino firmado entra la UE y Australia). Sin embargo, la importación y venta de bebidas alcohólicas está muy regulada. En el caso de la importación la concesión de licencias las otorga el Gobierno Federal, mientras que para la comercialización mayorista y minorista lo hacen los  Gobiernos Estatales y/o locales.

Dentro de las barreras arancelarias y fiscales, encontramos el Ad valoren del 5% sobre el precio FOB, así como el Wine Equalisation tax (WET): 29%, el  cual se aplica al precio mayorista y el GST del 10% (impuesto equivalente al IVA).

La comercialización del vino, se da principalmente por venta directa, agente/distribuidor/importador (siendo esta opción una de las mejores para  entrar al mercado australiano), los mayoristas y retailers. En este punto, podemos destacar por su participación en el mercado así como también por poseer diferentes canales de comercialización de bebidas alcohólicas, las empresas de los grupos Woolworths Limited y Wesfarmers Limited con una participación conjunta del 60 %.

 

Referencias:

Para la elaboración del post hemos tomando como referencia principal un estudio de mercado desarrollado por ICEX en 2014, de igual forma el equipo ha investigado y actualizado la información revisando las páginas oficiales del gobierno australiano, canales de ventas, socios comerciales, así como otras fuentes para poder brindar la información más acertada y acercada a la realidad sobre cómo introducir vinos españoles en Australia.