En el post de hoy vamos a hablar sobre la estrategia de negocio de Black Limba la start up de lencería española con cuyos CEOs tuvimos el placer de contar en una de las charlas de la sección ‘’MaDI Talks’’, del Master en Dirección Internacional de Empresas de la Universidad Carlos III de Madrid (MaDI- UC3M)

¿Qué es Black Limba?

Álvaro Banús (CEO y fundador de Black Limba) y Pedro Bores (CFO de Black Limba) se encargaron de explicarnos qué es Black Limba y por qué se están haciendo un hueco en el mercado. Black Limba es una startup de e-commerce que se dedica a la comercialización de lencería de mujer, en concreto de su prenda estrella, el Bralette. black limba madi talks

Surge como un proyecto entre amigos que tenían el sueño de crear una empresa de e-commerce. El objetivo de este proyecto era crear una empresa en la que ellos fueran capaces de controlar todo el proceso de producción, desde la distribución del producto hasta las campañas de marketing, las contabilidad, etc.

 

Lanzamiento de la marca

En 2016 lanzaron su marca y la llamaron Black Limba. Al principio tenían solo la idea de crear una startup, pero no sabían muy bien en qué tipo de sector centrarse exactamente. Al observar el reciente éxito que estaban teniendo nuevas startups del mundo de la moda como por ejemplo Hawkers que comercializaban gafas de sol, Pompeii que comercializaban zapatillas o camisetas (y que también tuvimos en una MaDI Talk en 2016: haz click aquí si quieres ver su vídeo y post), y algunas otras más, decidieron apostar también por el sector textil, aunque eran conscientes de que estaba muy saturado con todas estas nuevas empresas haciendo competencia para ganar posición en el mercado.

Todos estos productos mencionados anteriormente los descartaron, ya que sus competidores estaban ya asentados en el mercado y eran muy fuertes, por lo que las barreras de entrada al mercado aquí iban a ser mucho más duras, y necesitarían una ventaja competitiva mucho mayor.

Entonces decidieron pararse a pensar sobre: ¿qué tipo de prenda no está explotada en España y de la que no existe tanta competencia? Y fue aquí cuando se les vino a la mente la idea de que el sector de la lencería de mujer era un sector poco explotado. En concreto los bralettes, un producto que ya estaba apareciendo en Estados Unidos pero que todavía se desconocía en Europa. Se trataba de un sujetador cuya peculiaridad es que pasa a ser una prenda para enseñar y no para llevar oculta debajo de la ropa. Como Pedro nos contaba en la charla, una prenda que ha movido su ubicación y ha pasado de estar en el cajón de la ropa interior, al armario.

Barreras de entrada al mercado

Más adelante, cuando fueron conociendo el producto y especializándose más en la cadena de producción, se dieron cuenta de que en temas de fabricación y materiales Europa no era el continente apropiado para fabricar este tipo de producto, mientras que China les abría un mundo de posibilidades.

Al principio consiguieron tener un producto que se vendía muy bien, con un buen diseño, pero donde las calidades no era óptimas. En ese momento, decidieron ir a la feria del textil en China en busca de nuevos proveedores y buscar un producto de mejor calidad.

Estrategia de Marketing: Presencia en Redes Sociales

black-limba

Jessica Goicoechea para la campaña de marketing de Black Limba

Desde el inicio fueron consciente del potencial que tenían las redes sociales. Y no perdieron ni un momento para hacerse un nombre. Comenzaron la campaña en redes sociales colaborando con famosas bloggers e influencers españolas como Jessica Goicoechea, quien cuenta en Instagram con más de 800.000 seguidores. Lo que querían conseguir era darle mucha visibilidad a la marca y hacer ”ruido”. Meses después, las grandes cadenas de lencería en España empezaron a comercializar bralettes, pero sin duda Black Limba se había convertido en el referente en nuestro país en esta prenda.

El primer gran salto: el Popup de Sotogrande

Después de comenzar esta campaña, para finales de julio de 2016 habían vendido más de 2000 bralettes, y en ese momento, muchas tiendas empezaron a contactarles con el interés de comercializar sus productos.

En agosto de 2016 montaron un stand en el Torneo Internacional de Polo de Sotogrande (Cádiz), un evento en el que se organiza el Shopping Village que reúne a diferentes marcas de moda y complementos. Sin duda era un lugar en el que podían darse a conocer.

El popup fue todo un éxito. Al principio llegaron allí sin mucha idea ni recursos y vieron que los demás puestos eran mucho más sofisticados, con muchísima preparación. Sin embargo al final resultaron ser uno de los puestos que más vendieron ese verano!

blacklimba Sotogrande

Polo Shopping Village

Retos en su negocio: ¿producto exclusivo online?

Uno de los problemas que encontraron en su estrategia de negocio, es que estaban muy centrados en el negocio online. Esto suponía algunas dificultades porque en este sector, uno de los aspectos a tener en cuenta es que a las usuarias les gusta probarse la prenda antes de comprarla. A pesar de que su prenda es ajustable y esto simplifica mucho el tallaje, se dieron cuenta de que necesitaban complementar la venta online con la venta offline.

Para solventar esto, y como no poseían mucho capital para montar tiendas físicas, decidieron optar por colaborar con Showrooms, un concepto muy típico en Europa, pero que en España no está muy desarrollado (pincha aquí para saber en qué consiste el Showroom), así como por empezar a vender en tiendas multimarca e incluso en un córner de El Corte Inglés junto a Poète con quien colaboran estrechamente.

Black Limba la start up de lencería y su estrategia internacional

El paso natural a la hora de salir de España y lanzar el producto internacionalmente, habría sido primero Europa. Sin embargo sabían que Latinoamérica era un mercado emergente y un mercado mucho más económico con costes menores en marketing en redes sociales, y donde hay una gran cultura de culto al cuerpo.

En resumen, Latinoamérica era un mercado con mucho potencial para su producto, era más barato en tema de RRSS e influencers, y el objetivo era vender allí un producto con la etiqueta de ‘’europeo exclusivo’’.

Dentro de Latinoamérica, valoraron varias opciones antes de decidir en qué ciudad implantarse. Tras un análisis de mercado sobre las ventas de lencería de mujer en Latinoamérica, descubrieron que México era el mercado más interesante. Con ello, eran necesarias diferentes acciones en cuanto a adaptación al ámbito local. Lo primero, una web específica para este mercado Blacklimba.mx; adaptación en los sistema de pago más usados en el ámbito local; pago en moneda local, campañas específicas para este mercado, etc.

En resumen, esta es la estrategia de negocio internacional que ha tomado Black Limba. Hoy en día siguen creciendo, y su objetivo, como nos comentaron sus socios en la charla es ‘’crear una marca de calidad que haga competencia a las marcas ya existentes de lencería’’. De ahí su creativo slogan: ‘’Not so secret’’, que quiere decir ‘’La lencería de mujer no es ningún secreto, ¡está para enseñarla!’’.