El entorno internacional ofrece un mundo de oportunidades de negocio para todo tipo de empresas, tanto grandes como pequeñas y medianas. Entre los objetivos podrían vender o abastecerse de productos alrededor del mundo. No sólo se puede aprovechar un mercado mundial de 7 billones de personas, sino que de acuerdo con la investigación académica, las empresas que desarrollan negocios internacionales crecen más rápido, fallan menos y se hacen más competitivas que las empresas domésticas. Por ello en este post os exponemos cinco razones para entrar en el mercado global.

La dirección de la empresa necesita tener el compromiso para desarrollar y crear negocios en los mercados internacionales como garantía de la supervivencia de la empresa.

Algunas de las razones más utilizadas para internacionalizarse son las siguientes:

1.- Incrementar ventas y beneficios

Si tu empresa está teniendo éxito en el mercado doméstico, la expansión global mejorará probablemente las ventas totales. Las tasas de crecimiento en Europa, EEUU y Japón son muy bajas comparadas con los grandes y nuevos mercados emergentes. En Europa viven alrededor de 300 millones de personas así como en EE.UU. Sólo en China e India podemos alcanzar más de 2.4 billones de consumidores potenciales. Esto sugiere que los clientes son globales y que si la empresa busca más allá de sus fronteras, puede tener un potencial de crecimiento real.

Si tu empresa tiene un único producto o una ventaja tecnológica no disponible por los competidores internacionales, entonces esta ventaja debería generar un mayor éxito de negocio fuera.

Las ventas en mercados extranjeros pueden contar también con un mayor precio (un margen) que en el mercado doméstico. Muchos productos importados se pagan como productos y marcas premium. Así, más ventas en mercados extranjeros, traen generalmente más beneficios.

2.- Seguridad a largo y corto plazo

Tu negocio será menos vulnerable a las fluctuaciones periódicas y recesiones en la economía española o europea. Generalmente hablando, la Eurozona es un gran mercado maduro con una intensa competencia de competidores domésticos y extranjeros. Durante estos años de profunda recesión, las exportaciones fueron la solución para muchas empresas españolas. Gracias a esas ventas en mercados extranjeros, muchas empresas pudieron mantener e incluso mejora su capacidad de producción, empleo y estructura financiera.

3.- Incremento de la innovación y el aprendizaje

Extender tu base de clientes internacionalmente puede ayudar a financiar el desarrollo de nuevos productos, aprender del mercado y los competidores, y acostumbrarse a trabajar con clientes muy sofisticados. Una empresa pude beneficiarse mucho de participar en un mercado duro y competitivo y el diseño de producto y marketing podría mejorar y desarrollarse mejor alrededor del mundo.

En la mayoría de los sectores, la participación en un mercado comercio-exteriorlíder sería un prerrequisito para calificarse como un líder o una marca global, incluso si los beneficios de ese mercado fueran bajos.

Los mercados líderes incluyen: EEUU para el software e IT, Japón para la electrónica de consumo, Italia y Francia para la moda, Alemania para los automóviles, etc.

Debería tenerse en cuenta que si una empresa maximiza su aprendizaje  en un mercado líder, probablemente participa con su propia subsidiaria. Participar indirectamente, vía un socio o distribuidor local, es obviamente menos efectivo y contribuirá menos al desarrollo de la empresa como un jugador global.

4.- Economías de escala

Exportar es una excelente manera de expandir el negocio con productos que son ampliamente aceptados alrededor del mundo. En muchas industrias manufactureras, por ejemplo, la internacionalización ayuda a las empresas a adquirir grandes economías de escala, especialmente para empresas de pequeños mercados domésticos. En otros casos, una empresa busca explotar una única y diferenciada ventaja (propiedad intelectual), como una marca, un modelo de servicio, o un producto patentado. El énfasis estaría en “más de lo mismo”, con relativamente poca adaptación a los mercados locales, pues eso socavaría las economías de escala.

5.- Ataque competitivo

La entrada en los mercados podría no venir de las características de un país, identificadas en un proyecto de análisis de mercados sino por la reacción a los movimientos de los competidores. Un escenario común es la entrada en un mercado como un movimiento de seguidor, donde una empresa entra en el merco porque un competidor principal lo ha hecho. Esto es obviamente derivado de la creencia que el competidor ganaría una ventaja significativa si operara solo en el mercado. Otro escenario frecuente es la “ofensa como defensa”, en la que la empresa entra en el mercado doméstico de un competidor normalmente como una represalia por una entrada previa en su mercado doméstico. En este caso, el objetivo es también forzar al competidor a asignar más recursos por un incremento en el nivel de competencia.

Artículo escrito por el Profesor Julio Cerviño, Co-director del Máster en Dirección 
Internacional (MADI – Máster en Dirección Internacional de la Empresa)