Es innegable que el panorama político es cada vez más internacional, y lo ha sido durante las últimas décadas. De hecho, sería extremadamente difícil prosperar sin ser global. Sabemos lo complicado que puede ser en ocasiones la comunicación intercultural en los negocios.  Empleados de diferentes departamentos ubicados en distintos países están en contacto a diario. Por lo tanto, para competir con éxito, los emprendedores deben comprender con precisión los aspectos culturales de las diferentes regiones en las que opera su negocio. De lo contrario, pueden enfrentarse a los malentendidos, el conflicto, la baja productividad e incluso a la pérdida de beneficios.

En la publicación de hoy nos gustaría hablar de cómo mejorar la comunicación intercultural en los negocios, y para ello queremos recomendar el artículo de Vivek Gupta llamado: “6 secretos para gestionar diferencias interculturales”. A continuación comentamos los aspectos claves que defiende.

Las claves para mejorar la comunicación intercultural en los negocios

  1. Tómate tu tiempo para estudiar la otra cultura antes de una entrevista. Observa el comportamiento de la otra persona/equipo (por ejemplo en los correos electrónicos), identifica el tono, el estilo de negociación, y por supuesto familiarízate con todo ello lo antes posible. Documéntate sobre el país, sus hábitos, religiones, historia. ¡Evita el criterio de la autorreferencia!
  2. Ten cuidado con las diferencias de lenguaje. Aun entre hablantes nativos del idioma, hay variaciones en el significado de algunas palabras. Por ejemplo, en inglés americano la expresión “table it” significa que algo se deje a un lado. Sin embargo, en inglés británico esa misma expresión significa que algo se ponga sobre la mesa para tratarlo de inmediato.
  3. Presta atención a las diferencias en el lenguaje corporal entre culturas. Un buen ejemplo de ello sería el siguiente: si un empleado indio asiente con la cabeza y emite sonidos afirmativos en una llamada de teléfono, esto no quiere decir que esté de acuerdo contigo, sino muy probablemente que entiende lo que estás diciendo, por lo que no debes tomártelo como un sí.
  4. Sé consciente de que hay distintos rituales para las comidas. Por una parte, en los países orientales lo más habitual son las comidas de tipo familiar, y se considera un gesto de buena educación compartir la comida, incluso cogerla del plato de otra persona. Por otra parte, comer o cenar en Estados Unidos podría resultar un reto para las culturas orientales debido a las grandes diferencias en el tipo de comida o de etiqueta, lo que les podría hacer sentir poco preparados o poco profesionales. Por ejemplo, alguien de Japón puede que nunca antes haya usado una tenaza para abrir marisco, pero seguramente no quieran preguntar cómo se usa, así que se generaría un momento ligeramente incómodo.
  5. Date cuenta de que el intercambio de tarjetas de visita no es igual en todo el mundo. Por ejemplo, en Japón normalmente se hace una reverencia, se entrega la tarjeta con las dos manos y se espera que la otra persona coja la tarjeta también con las dos manos y dedique un momento a leerla. En el Reino Unido las tarjetas de visita simplemente se colocan sobre la mesa de la reunión.
  6. Organiza un programa de sensibilización intercultural en tu empresa. Esta es una forma magnífica de proporcionar formación a tu equipo sobre saludos, etiqueta, costumbres de comidas, interacciones de éxito, entre otros (échale un vistazo a los servicios de asesoramiento que propone nuestra profesora Cheryl de Bruine en http://www.globalrecruiters.org/ or http://www.debruine-ashby.com/default.htm).

En el artículo para mejorar la comunicación intercultural en los negocios, el Sr Gupta explica que “al identificar y acoger estas diferencias culturales en lugar de ignorarlas. Las organizaciones pueden crear equipos globales más fuertes y mejores relaciones con clientes y futuros clientes, permitiéndoles prosperar en el competitivo panorama global”.