La industria de alimentos en Estados Unidos se caracteriza por ser altamente dependiente de las importaciones y, a pesar de que dicho régimen está prácticamente liberalizado, se encuentra condicionado al cumplimiento de requisitos de carácter sanitario y técnico. Pero ¿Qué tan estrictos son esos requisitos?  A continuación desarrollaremos la normativa aplicable para exportar alimentos a Estados Unidos.

Exportar Alimentos a Estados Unidos – La FDA

Todos los alimentos que se importan deben cumplir, al menos, con los mismos requisitos que los productos fabricados en los Estados Unidos, requisitos que son dictados y regulados por la Food and Drug Administration  (FDA).

La FDA regula la entrada de productos farmacéuticos, vacunas, dispositivos médicos, cosméticos, biológicos, medicamentos y alimentos para animales. Su oficina en Europa se encuentra situada en Bruselas, aunque todos los procedimientos están centralizados en EEUU.

Dependiendo del producto, puede que también debamos tener en cuenta a otro organismo, el departamento de Agricultura USDA, que regula parte de los alimentos que tiene que ver con aves, carnes o alimentos que llevan más de un 2% de cárnicos.

Requisitos básicos

En las últimas décadas, los hábitos del consumidor estadounidense han cambiado, ahora demanda alimentos nutritivos y saludables. El bienestar es un factor primordial para la elección de los alimentos, se prefiere los alimentos naturales, libres de grasas y que tengan la menor cantidad posible de sustancias químicas añadidas. Además, también existen nuevas exigencias como la sensibilización con el medio ambiente y con la no utilización de productos químicos.

Para cumplir con las exigencias para exportar alimentos a Estados Unidos se deben cumplir con unos requisitos básicos, aunque hay que destacar que los requisitos pueden variar de acuerdo a la naturaleza del producto (por ejemplo, frutas y verduras frescas, alimentos muy ácidos, productos de la pesca, etc).

Los requisitos básicos son:

  • Inocuos
  • Libre de contaminación microbiana, química, suciedad, otra.
  • Producidos bajo buenas prácticas de agricultura
  • Cumplir con las reglas y procedimientos administrativos requeridos
  • Etiquetados apropiadamente

Ley contra el bioterrorismo

Esta ley surge por la necesidad de evitar ser el blanco de posibles ataques terroristas a través de los alimentos que se importa. Acorde de esta ley se debe cumplir con lo siguiente:

  • Registro de instalaciones alimentarias: Las instalaciones donde se procesen, empaquen o distribuyan los alimentos deben estar registradas en la FDA. Además, se debe notificar previamente sobre el embarque de los alimentos que se desea exportar a EEUU, de caso contrario no pasarán al sistema electrónico de la FDA.

Este registro es gratis, se puede hacer a través de la página de la FDA y se necesita indicar un agente en los EEUU. Por otra parte, debe ser actualizado cada dos años y no hace falta crear uno nuevo excepto si la instalación cambia de dueño o se muda.

  • Establecimiento y mantenimiento de registros: Estos registros son necesarios para identificar la fuente de origen y destino de los alimentos y son de obligado cumplimiento para los fabricantes o procesadores, empacadores o los que llevan a cabo las operaciones de almacenamiento.

Es importante tener en cuenta que este requisito se aplica a todas y cada una de las instalaciones, no a empresas en conjunto.

  • Detención administrativa: La FDA tiene la potestad de detener inmediatamente cualquier alimento que considere sospechoso o que constituya una amenaza.

Etiquetado para exportar alimentos a Estados Unidos

Las empresas deben asegurarse de que sus productos cumplan con la etiqueta necesaria exigida y es importante tener en cuenta las especificaciones tanto para la etiqueta frontal como la trasera y las excepciones derivadas de los distintos tamaños de los envases y exigencias de los textos.

Entre los requisitos generales para exportar alimentos a Estados Unidos, la etiqueta debe estar escrita inglés (puede ser bilingüe si toda la información está en ambos idiomas), las medidas deben seguir el sistema métrico estadounidense, y la información nutricional debe seguir el formato “nutrition facts”. Los ingredientes y colores deben aparecer con su nombre usual ya aprobado.

La información obligatoria que debe llevar todo producto en sus etiquetas, distribuida entre el panel principal y el de información, es: identidad del alimento, listado de ingredientes, nombre y dirección de la empresa/negocio, información nutricional, contenido neto, información de alérgenos e información relevante.

Colorantes y aditivos permitidos

Los ingredientes, aditivos y colorantes que contengan nuestros productos deben estar aprobados por la FDA. Si un ingrediente o aditivo de nuestro producto no estuviera en el listado se puede solicitar su inclusión, pero el proceso lleva tiempo ya que es necesario que se realicen análisis, pruebas de laboratorio, entre otros. Entre los colorantes prohibidos tenemos: alcaneta, carbonato de calcio, negro carbono, tinta de orchilla, cloruro férrico, sulfato ferroso, cártamo.

El procedimiento de importación

En primer lugar, el importador presenta una notificación de entrada de los productos a la aduana de Estados Unidos, que a su vez lo notifica a la FDA. Ésta determina si el envío puede admitirse y si es necesario examinarlo. Si la FDA no realiza la inspección deben pagarse los aranceles correspondientes y el producto ya puede comercializarse en EEUU.

Si la FDA decide inspeccionar la partida, se toman muestras para realizar pruebas y la parte responsable deberá retener el envío en una bodega y mantenerlo sin alteraciones hasta ser contactado por la FDA. Tras la revisión, si todo está en regla, el envío se libera para su distribución una vez se hayan abonado los aranceles.

Si los productos no cumplen con los requisitos establecidos, la FDA emite un aviso de detención y audiencia y el importador puede solicitar el reacondicionamiento del producto. Si se niega la entrada de los productos, se solicita al importador que los re-exporte o destruya.