Los productos para el autocuidado de la salud obtienen el mayor porcentaje de ventas principalmente en 5 países: Estados Unidos, China, Japón, Alemania e Italia. Teniendo en cuenta estos datos, existe una oportunidad de comercialización en otros países donde el porcentaje global del mercado de productos para el autocuidado de la salud está aproximadamente entre el 1-2%. Tal es el caso de Tailandia, qur representa uno de los mayores mercados de la salud en el sudeste de Asia.  Actualmente factores que impulsan su crecimiento son el aumento de los fondos públicos, la participación privada, el turismo médico, el aumento de los ingresos y el envejecimiento de la población. Los tailandeses cada vez son más conscientes de la importancia de la salud y están más dispuestos a desembolsar dinero en productos de esta industria. También es importante señalar la importancia de los fenómenos digitales y móviles, que durante la última década han provocado cambios en el comportamiento del consumidor e influido en sus decisiones de compra (por ejemplo, inquietudes sobre los componentes de los productos), lo que implica el crecimiento de las ventas mundiales en el mercado de los productos para el autocuidado de la salud.

 

¿Qué son exactamente los “productos para el autocuidado de la salud”? La mayoría de las farmacéuticas multinacionales dividen su mercado de productos de la salud de la siguiente manera: bienestar (oral, respiratorio, etc.), nutrición y cuidado de la piel, medicamentos de venta libre y vitaminas/suplementos dietéticos. Todos los productos para el autocuidado de la salud, desde el enjuague bucal o la medicina para alérgicos a las multi-vitaminas están incluidos esta industria.

Análisis del sector: Las Cinco Fuerzas de Porter

1- Rivalidad competitiva

Los agentes principales en el sector de la salud de consumo en Tailandia son marcas multinacionales, incluyendo: Herbalife, Amway, Nu Skin, Bayer HealthCare, Boehringer Ingelheim, GSK, Johnson & Johnson, o Pfizer. Al ser internacionalmente conocidas y de confianza, estas empresas farmacéuticas dominan el mercado, lo que hace difícil que marcas locales puedan competir. La intensidad de la rivalidad es alta. Las marcas que compiten en este mercado son interdependientes unas de otras: las acciones que cualquiera de ellas pueda llevar a cabo pueden afectar a las demás, por tanto la competencia es baja.

2- Amenaza de nueva entrada

La clave para entrar en el mercado del autocuidado de la salud en Tailandia es poseer recursos y acceso local. Por esta razón, las empresas farmacéuticas multinacionales mencionadas tienen una clara ventaja sobre los recién llegados. Las economías de escala aumentan aún más la ventaja que tienen estas empresas sobre las pequeñas. El aumento de la producción es necesario para comprar a los proveedores a un coste menor. Cuando se considera entrar en este sector, es fundamental tener en cuenta que el proceso de registro de nuevos medicamentos puede llevar mucho tiempo. De hecho, se puede tardar hasta diez meses en registrar un nuevo medicamento en la Administración de Alimentos y Medicamentos de Tailandia (FDA). Por todas estas razones, la amenaza de una nueva entrada es baja.

3- El poder del comprador

El poder de los compradores es bajo. Hay varios canales de venta de productos para el autocuidado de la salud tales como farmacias, supermercados y tiendas minoristas especializadas, por lo que estos compradores no pueden ejercer presión sobre las multinacionales con respecto al precio. Las empresas simplemente elegirían vender sus productos con otro minorista. Como los consumidores finales dependen más de los productos de multinacionales que los producidos por empresas locales y pequeñas, los compradores podrían sufrir pérdidas significativas si optan por otros proveedores menos conocidos. Al final, los costes de cambio son altos.

4- El poder de los proveedores

Los proveedores en esta industria tienen bajo poder de negociación. Debido a que hay un gran número de proveedores, el cambio de un proveedor a otro no tiene ningún coste para las compañías farmacéuticas. Es poco probable que los proveedores no cooperen con sus competidores y reduzcan aún más su poder de negociación.

5- Amenaza de productos substitutivos 

Los principales sustitutos de los productos de autocuidado de la salud en Tailandia son los medicamentos recetados y la medicina alternativa. En algunos casos, los medicamentos recetados son más eficaces en comparación con la medicina OTC, pero el coste de los medicamentos recetados es significativamente mayor. Muchos tailandeses no pueden permitirse pagar más por productos recetados. Además, la mayoría de los productos OTC son preventivos, mientras que los medicamentos recetados tratan enfermedades y dolencias que ya están desarrolladas. Debido al propósito y el coste de los productos para el autocuidado de la salud, la amenaza de sustitutos es baja.

Posibilidades de la industria de productos para el autocuidado de la salud en Tailandia

La industria de productos para el autocuidado de la salud en Tailandia está creciendo rápidamente. Las empresas farmacéuticas multinacionales están cotizando en un mercado que es lucrativo si se tiene en cuenta en cuenta el reconocimiento de la marca y los recursos para participar. Dado que el mercado está altamente concentrado, no es muy competitivo.

Además, el panorama social y cultural de Tailandia está evolucionando de muchas maneras. La urbanización y la asistencia sanitaria universal han permitido a miles de ciudadanos el acceso a las prácticas modernas del cuidado de la salud, así como despertar una nueva conciencia respecto a la salud y la apariencia física. Los tailandeses en las zonas urbanas tienen cada vez más dinero que desembolsar y están demostrando que están dispuestos a gastar más en productos para el autocuidado de la salud. El fenómeno digital también se está convirtiendo en un factor influyente en Tailandia, y las compras on-line son cada vez más populares en las zonas urbanas. Todas estas razones hacen que el mercado tailandés del autocuidado de la salud sea atractivo para aquellas empresas que pueden permitirse el lujo de expandir sus negocios.