El pasado 19 de mayo contamos con Félix Santos, para hablar sobre cómo hacer negocios en los Países Árabes. En esta MaDI Talk sobre seminarios regionales aprendimos algunas claves de estos países que os contamos a continuación!

En el mundo occidental existe un gran desconocimiento y muchos estereotipos alrededor de los países árabes. Es frecuente escuchar que todos los países árabes hablan exactamente igual, que todos los árabes son musulmanes o incluso que todos los países árabes son países ricos debido a grandes reservas petroleras. Sin embargo, sería un error generalizar. Cada país presenta culturas diferentes, actividades económicas diferentes, tradiciones distintas e incluso diferentes dialectos. Entonces, ¿qué características debe cumplir un país para que sea considerado un país árabe? La respuesta es simple, se considera país árabe a los países que tengan el árabe como idioma principal. Por tanto, no por ser un país cuya religión principal sea musulmana debe considerarse un país árabe. Este es el caso de Turquía.

Lengua y religión

Esta distinción entre lengua y religión es importante. No todos los árabes son musulmanes y no todos los musulmanes son árabes.En el mundo existen alrededor de 1.5 mil millones de musulmanes, es decir, aproximadamente el 25% de la población mundial, sin embargo, en el mundo árabe se encuentra menos del 15% de la población musulmana en el mundo. En el mundo árabe la religión y ePaises árabesl idioma se unen mucho debido al Corán. Este se estudia en el colegio y está escrito en árabe clásico, de forma que es otro nexo de unión entre estos países.

A lo largo de los años cada país ha desarrollado su propia dialecto, siendo algunos más distantes al árabe clásico. Quienes solamente hablan el dialecto de su país pueden no llegar a entender el dialecto árabe de otro país. Además, la mayoría de los países árabes tienen también otro idioma oficial, en algunos es el inglés y el otro el francés. En términos económicos, los países árabes se dividen principalmente en dos bloques económicos los cuales es necesario analizar por separado. Por un lado están los mercados importantes del golfo y Marruecos, países que presentan crecimiento económico y grandes riquezas, y con otra realidad económica se encuentran el resto de los países.

 

Primer bloque: países árabes (excluyendo Marruecos y países del Golfo)

Los países árabes que no son Marruecos o los mercados del Golfo presentan un menor crecimiento económico debido a crisis políticas, sociales y guerras. Tal es el caso de Libia, Siria y Egipto. Al no tener una relevancia importante en el atractivo de inversión internacional, se hablará poco de estos países en este informe. Sin embargo, es importante resaltar la situación de Egipto. Además de haber tenido un auge económico, a lo largo de la historia siempre ha liderado movimientos políticos y culturales dentro del mundo árabe.

Hasta los años 70’s, su influencia, a través del cine principalmente, era tal que los habitantes de la mayoría de los países árabes eran capaces de hablar y entender el dialecto árabe egipcio. Sin embargo, a raíz del movimiento político-social de la “Primavera árabe” el país se ha visto inmerso en una crisis política y económica que genera poco atractivo para inversión internacional. Su moneda ha llegado a devaluarse hasta 48% durante el año 2016.

Siria

El caso de Siria es aún más complicado. Es un país en guerra con su régimen autoritario. También existe una guerrilla interna entre diversos grupos lPaises árabesocales y el islamismo radical. Dentro de esos grupos se encuentran también los Kurdos, una región al norte que es frontera con Turquía. País a través del cual pueden enviarse productos a Kurdistán. Libia, por otra parte, presenta una situación similar a la de Siria. En el caso de los territorios palestinos, es una zona en la que no existe un gran flujo monetario y todos los productos tienen que pasar por Israel cumpliendo también la normativa israelí. Es importante considerar que aunque varios países están en guerra, los productos se siguen vendiendo, sin embargo es sumamente inestable su situación política y social, por lo que el riesgo a la internacionalización en estas zonas es muy alto.

Líbano

Un país que puede ser algo interesante es Líbano, país con gran cantidad de población cristiana. Es una zona de bancos y sus habitantes son buenos importadores y comerciante. Dentro de tanta incertidumbre legal, Líbano es un país de fiarse en cuanto a que se sabe que la ley n va a cambiar de un día a otro y existe seguridad jurídica. Un problema que presenta es que al igual que otros países del golfo son sus precios muy elevados al no tener impuestos.

Segundo bloque: Marruecos y mercados del Golfo

Primero se analizará Marruecos. Este presenta un gran atractivo para las empresas españolas por la cercanía geográfica y por la influencia que tiene España sobre todo en el norte del país, zona en la que incluso se transmite libremente  la Televisión Española. Gran parte de la población incluso habla de forma fluida en castellano. A diferencia de los países del bloque anterior, presenta una estabilidad política y social considerablemente buena. Su expectativa de crecimiento en 2017 es de 4,5%. Si se tiene intención de exportar productos lácteos a Marruecos, hay que considerar que es un producto que protegen mucho teniendo aranceles entre 100-150%. Incluso hay mercado sumergido que compran y transportan desde Ceuta y Melilla para después revenderlos.

Los países del golfo

Otra realidad presentan los países del Golfo. Aquí el 60% de la población es extranjera. Estos países presentan una distribución de productos moderna. Se pueden encontrar ahí la gran mayoría de los productos que se ven en Europa. Una restricción importante en cuanto a productos es la venta de alcohol. Bahrein, por ejemplo, permite beber alcohol y tiene un puente que lo conecta con Arabia Saudí. Recibe mucha gente para realizar compras o pasar un tiempo ahí. Esto es relevante ya que uno de los mercados más importantes es precisamente Arabia Saudí. El país crece a un ritmo de 6,8% anual. Es el país con la mayor población, con gran riqueza petrolera y rige la zona. El resto copia su legislación. Por tanto, si registras productos en Arabia es más sencillo ingresar en otros mercados. Aquí es importante considerar que es un país difícil de visitar y de recibir un visado.

Es necesario tener invitación y solicitarlo al ministro exterior en el país de residencia. Es muy frecuente que se niegue el visado. Por otra parte, es un país en el cual la mujer tiene un trato diferente, siendo necesario que su esposo o padre le conceda los permisos para cualquier decisión. Además de la necesidad de ir con el cuerpo completamente tapado. Por tanto, si una mujer va a ir de negocios a Arabia Saudí, es necesario adapte su vestimenta. También debe ser consciente que es un país machista por lo que pudiera llegar a notarse en el trato. Otro factor a considerar es que no es posible montar una empresa ahí sin tener un socio local con una participación del 51% y el país te pide un porcentaje de Saudíes trabajando en la empresa. De estos, muchos no se presentan a trabajar, por lo que hay que tenerlo en cuenta.

Emiratos Árabes Unidos

Los otros grandes mercados del golfo son los Emiratos Árabes Unidos. Estos son 7, destacando entre ellos Abu Dabhi y Dubai. En ambos abundan las personas con capacidad económica elevada, sin embargo, es importante destacar que en este último no hay petróleo ni gas, eso lo tiene Abu Dabhi, país con el cual España tiene una balanza comercial positiva con un superávit de 1.411 millones de Euros.

La relación comercial con este país está principalmente en el sector de construcción e infraestructura. A diferencia de Abu Dhabi, Dubai es en realidad un “Hub” turístico y comercial. Todas las personas que van al oriente pasan por ahí, de forma que es importante tener presencia de marca en este país.  Incluso si se va a hacer negocios con gente de Arabia Saudí u otros países del golfo, invitarlos a reunirse en Dubai es frecuente y a ellos les gusta mucho ir a hacer negocios ahí.

Factores culturales a considerar para hacer negocios en los Países Árabes

Un factor clave al hacer negocios en países árabes es tener en cuenta sus factores culturales:

  • Para hacer negocios hay que tener paciencia. Los árabes no van a hacer negocios hasta que se haya ganado su confianza. Por tanto, este puede ser un proceso que tome meses o incluso años.
  • Es importante ajustarse al calendario islámico y tener presente la fecha del Ramadán. Es muy mal momento para planear viajes de negocio. Si se va a introducir un producto, debe ser antes de que empiece. Todo se ralentiza durante ese mes. Una vez termina, hay regalos, así que es un momento de compra importante.
  • Los países árabes además tienen horarios comerciales más amplios, sin embargo, tienen días diferentes de descanso como los viernes. Hay que considerarlo para comunicarse con ellos
  • En países como Arabia Saudí, la ley principal es el Corán y después la Sunna. Es decir, el ejemplo del profeta Mahoma. La Sharia son las obligaciones religiosas derivadas por los sabios islámicos del Corán. Éstas reglamentan tanto la vida pública como la privada.
  • Es una cultura con conducta muy táctil. Es frecuente que a la hora de hacer negocios te lleven a conocer la ciudad tomándote de la mano. Además, es una cultura sumamente hospitalaria. Hay que tener cuidado al hacer comentarios sobre algo que te gusta porque es probable que te lo regalen o envíen a alguien a comprarlo.